LA CULTURA EMPRESARIAL

Se denomina así al conjunto de valores, creencias, ideas e historia que sustentan la conducción de una empresa.   Si  se aplica  el término a la PyME, se lo debe relacionar directamente con el dueño y/o gerente que la conduce, y por ende, con sus propios valores, ideas e historia.

Aquí es donde se hace muy importante tener en cuenta un principio fundamental para el gerenciamiento:

“las culturas se aprenden”

Lo que alienta siempre la posibilidad de cambio y mejora, y de ahí la importancia de tomar conciencia de que en toda organización, pero fundamentalmente en una PyME:

“de la cultura empresarial dependen las ventajas competitivas de la propia empresa”

Esto significa que las posibilidades de sobrevivencia y crecimiento en una PyME siempre están directamente relacionadas con las propias capacidades para resolver de su dueño y/o gerente.

Analizando las distintas “culturas empresariales”, dos investigadores (Miles y Snow), postulan o diferencian  cuatro tipos bien definidos, que dependen de las estrategias de dirección que se aplican.  Estas culturas son:  Innovadora, Defensora, Analista, y Reactiva.  Veamos que significa cada una:

La cultura innovadora pertenece a aquellas empresas que están siempre a la vanguardia, que arriesgan permanentemente y proponen cosas nuevas. Responden rápidamente a nuevas oportunidades de negocios. Son  inestables.  Aquí el riesgo (y la ganancia si la hay) es mucho mayor.  Son las empresas que “hacen punta” o “pegan primero” ya sea en el desarrollo de nuevos productos (bienes, servicios, ideas) o mercados.

La cultura defensiva se ubica en el otro extremo.  Es lo que definiríamos como “conservadora”, ya que pertenece a empresas que pretenden asegurar lo conseguido (un mercado, el posicionamiento de una marca o un producto, etc.). Buscan posiciones seguras en mercados estables. Se especializan en uno o pocos productos. No están a la vanguardia en innovación tecnológica. Cambian dificultosamente. Las rentabilidades son mas bajas pero mas estables.

La cultura analista es una intermedia entre las anteriores. Pertenece a empresas que realizan menos cambios y con mas lentitud que las “innovadoras”, pero están menos comprometidas con la estabilidad y eficiencia que las “defensoras”. Intentan mantener una cartera de negocios estable, pero están atentas a la innovación. Generalmente no son las primeras en cambiar, pero siguen los cambios o nuevos desarrollos.  En las innovaciones analizan y luego entran a competir con mejores costos, calidad y servicios.

La cultura reactiva es aquella que pertenece a  empresas que solo reaccionan cuando no queda otra o ya los problemas las superan.  Carecen de una estrategia definida. No tienen planeamiento. No arriesgan en innovaciones. Responden exclusivamente cuando las circunstancias externas las fuerzan.  Sobreviven día a día. Son las de mas alta tasa de mortalidad a medida que los mercados se hacen competitivos.

Ahora bien, seria interesante que cada Gerente PyME en un ejercicio simple defina lo siguiente:

  1. ¿bajo que cultura empresarial quiero que funcione mi empresa?
  2. ¿en que cultura empresarial se basa hoy su funcionamiento?
  3. ¿cómo hago para cambiar?

La respuesta 1 es de decisión intima de  cada empresario.

La respuesta 2 debe ser analizada entre el empresario y un especialista.

La respuesta 3 debe ser encarada por el empresario con ayuda de un especialista y constituye uno de los  desafíos fundamentales de la Administración como ciencia.

Nestor Setzes

SICFIE
Asesoramiento PyME / Capacitación Corporativa

www.sicfie.com.ar

2005.  SICFIE.  Prohibida su publicación y/o reproducción total o parcial sin el expreso consentimiento del autor.

Las informaciones y opiniones son de interpretación libre y  no constituyen compromiso en las decisiones de quien las lee.